lunes, 11 de enero de 2010

domingo, 8 de abril de 2007

Los estimulo a recordar que los tiempos que estamos viviendo no son tiempos normales. Estamos yendo verdaderamente hacia un nuevo tiempo. Todos los que estamos encarnados es porque lo elegimos de esta manera para poder equilibrar cosas de un pasado más remoto. Se dice que los que estamos de alguna manera aspirando a colaborar con nuestra propia evolución, estamos viviendo en una sola existencia, lo que se vivía en decenas.
La potente energía que nos está llegando desde el cosmos, sosteniéndonos y cuidándonos desde el mundo invisible, así lo permite.
Es el Alma, el Yo Superior, y más allá aún, nuestro Espíritu que nos "envía" esto.
Es difícil hablar así, pues parece que fuéramos cosas separadas mas no es así. Sólo que las palabras no sirven demasiado para expresar conceptos de planos más profundos. Soy "yo mismo" , en otros niveles de conciencia, que he elegido todo esto.Un Maestro que pisó este planeta hace 2000 años nos dijo: Un ciego no puede guiar a otro ciego.
Todo lo que ocurre en un plano no puede ser comprendido, curado, etc desde el mismo plano.
En términos de los estudios astrológicos, significa que hay ciertas cosas que no pueden ser abarcadas desde un nivel menor. Lo inferior, la materia, la personalidad del ser humano, no puede abarcar lo que hay en los niveles sutiles, el Espíritu. (Mucho menos con un cerebro que funciona en un 8-9% de sus posibilidades)

No podemos, viendo una Carta Natal desde el punto de vista tradicional, de la personalidad, comprender asuntos del Yo Superior. De ahí que exista la otra astrología, la esotérica, que hoy está siendo redescubierta y redefinida, y que nos habla de los Rayos en la Carta, etc etc, como Jo ya mencionó en una de sus intervenciones recientes.
Y además no olvidar que vivimos un tiempo de transición, en el que, desde lo astrológico, Piscis se va e ingresa Acuario. Una vieja Tierra se va e ingresa una Nueva Tierra. Leyes del pasado que están aún conviviendo con Leyes del futuro.
Para la astrología esotérica, es preciso INTUICIÓN, un contacto con niveles de conciencia más profundo que los habituales.
Todo este tipo de sincronías de las que se está hablando, podrán verse con claridad, mas no desde este plano, ni centrándose en lo que ocurre en la materia, en lo físico.
Les reitero (¿otra vez Marcelo?) la prudencia, pues de seguir así, se continuará alimentando la Hidra, ese animal con el que luchó Hércules. Esa hidra relacionada con Escorpio.
El mito cuenta que la única forma en que Hércules pudo vencerla es recordando las palabras de su Instructor (su Alma):

"Quien se arrodilla se eleva. La conquista se obtiene con la total rendición de sí. Renunciando se gana"

Hércules renuncia a luchar con la hidra, se arrodilla, y lo único que hace es elevarla por encima de su cabeza en donde la luz del Sol la vence.
Sólo la Luz de lo Superior puede vencer a este conglomerado de energías densas que es la hidra.
Así, nos dicen, se lidia con Escorpio desde el punto de vista Superior.
Recuerden. Si vemos en Escorpio sólo muerte, estamos en la Astrología de la Edad Media. Escorpio es mucho más que eso.
En unión.

LA VOZ DE LA INTUICIÓN

LA VOZ DE LA INTUICIÓN (Dic. 2000)
Estamos en los umbrales de un Nuevo Tiempo en la evolución humana, un tiempo de síntesis, de integración. Para vivir armoniosa y creativamente el hombre (varones y mujeres) debe integrar la realidad reinante hasta ahora, la actitud de "buscar afuera" de Occidente con la de "ir hacia adentro" de Oriente. Esta síntesis tiene que darse uniendo la razón y la acción a la intuición y la inspiración; nuestro aspecto masculino con el femenino, nuestro hemisferio cerebral izquierdo con el derecho. Hasta hoy la mente racional, el intelecto ha ocupado el primer lugar en el reconocimiento de lo propio del ser humano; la intuición, en cambio, ha sido considerada un don de sólo los grandes pensado-res. Sin embargo ella es patrimonio de cada uno de nosotros. Se dice que el próximo paso que la humanidad debe dar en su evolución es el descubrimiento, desarrollo y práctica de la intuición para resolver y mejorar todo lo que se le pre-sente cotidianamente, a fin de obtener resultados mejores y más elevados. Es la mente racional la que nos ha llevado al efecto invernadero, el agujero de la capa de ozono, y a no saber qué hacer con los desperdicios nucleares, entre muchos otros graves problemas en el medio ambiente terrestre. ¿Es que acaso el intelecto humano, la ciencia actual, ha podido resolver estos temas? Es evidente que la solución tendrá que venir de un punto diferente. ¿Qué es la intuición? Es la facultad superior de nuestra mente dual (intelectual-intuitiva), la herramienta que nos permite conectar nuestra sabiduría con nuestra parte consciente, nuestra alma con la personalidad. La intuición se manifiesta como ideas o imágenes que surgen en nuestra mente súbitamente, sin que medie el pensamiento. Es aquello que llamamos "corazonada" en el lenguaje popular. Esta facultad lleva al hombre a conocerse más y mejor, a acceder a verdades profundas y a re-ligar lo que alguna vez estuvo unido: el hombre y la Conciencia Universal, Dios. Si escuchamos esta voz interior y nos dejamos guiar por ella, sin dejar opinar al intelecto(que protestará pues es quien hasta hoy condujo nuestros pasos), seguramente nuestras resoluciones han de ser más sabias y correctas; podremos alcanzar el verdadero conocimiento, la comprensión amorosa y la voluntad de servicio que nos llevará a lograr el equilibrio individual y social tan necesarios en este tiem-po que nos ha tocado vivir. El libro "Y...el anciano habló" dice: - La verdad se alcanza en la soledad, en la plenitud del silencio, en una búsqueda individual, en un camino sólo tuyo, donde la razón no interviene. ¡Buen trabajo!

A trabajar !

En la etapa que la humanidad está viviendo se hacen necesarios medidas de protección adecuadas y especiales para mantener el equilibrio en el mundo que nos rodea, y estar así en condiciones de prestar ayuda. Como en toda situación de caos generalizado, serán los individuos más lúcidos, más serenos y desapegados de sí mismos, quienes puedan colaborar y ser una antorcha luminosa en medio de la oscuridad reinante. Esta lucidez y serenidad están al alcance de todo aquél que se decida a explorar su mundo interior. Sí. La paz existe. ¿Dónde? Tiempo atrás el Gran Instructor nos transmitió ciertas claves: "Llamad y se os abrirá." - "Buscad y contactad el Reino. Todo lo demás os será dado por añadidura." Ese Reino existe en el interior de cada uno de nosotros. Posiblemente no resulte sencillo hallarlo en medio de este vértigo en el que vivimos. Por ello es menester realizar cierto esfuerzo y tomar decisiones, en el sentido de organizar nuestro día para disponer cierto tiempo para aquietarnos y realizar este trabajo de conexión con lo Superior. Al mismo tiempo esto puede realizarse durante el día todo, por ejemplo, ofreciendo y entregando nuestras tareas hacia la Voluntad Superior. Solamente de esta forma podremos impregnar este mundo material con el Amor y la Sabiduría que viene de la Fuente y así traer el Cielo a la tierra. ¡Adelante! No te dejes vencer. ¡Buen trabajo!